Caracterización sectorial frutícola


Qué encontraras en este sector

Con el objeto de caracterizar algunas de las principales cadena productivas frutícolas de la provincia, la cereza, nogal, durazno y ciruela para industria, damasco y pera, y disponer dicha información al servicio de todos los usuarios que lo requieran, el Instituto de Desarrollo Rural en convenio con el Consejo Federal de Inversiones llevó a cabo un proyecto denominado “Sistema Informático geográfico para caracterizar las cadenas productivas frutícolas mendocinas”.


Dicho trabajo constó de la generación y unificación de informacióncorrespondiente a cada uno de los eslabones (producción primaria, transformación, proveedores, comercialización, servicios, etc.) que componen las cadenas productivas, georreferenciación de la totalidad de los puntos relevados, análisis de dicha información y delimitación de micro-regiones productivas por oasis irrigado, por cada frutal estudiado.


Generalidades

La provincia de Mendoza se encuentra ubicada en una faja desértica, donde la evapotranspiración supera a las precipitaciones que son en promedio de 200 mm anuales. Las mayores precipitaciones se producen durante la temporada estival y es en forma de chaparrones aislados y concentrados en el espacio y en el tiempo. Esta concentración de las precipitaciones impide que el agua de lluvia sea utilizada para el desarrollo agrícola de la región, sino que es en base a los ríos que bajan de la cordillera trayendo el agua del deshielo que se hace posible la actividad agrícola. La producción agrícola de la provincia se concentra en 4 oasis, irrigados por los principales ríos aprovechados de la provincia.


El oasis Norte (Las Heras, Lavalle, Guaymallén, Maipú y Luján de Cuyo) a través del río Mendoza, el Este (San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz) con el río Mendoza y Tunuyán, el Valle de Uco (Tupungato, Tunuyán y San Carlos) con el río Tunuyán y el Sur (San Rafael y General Alvear) con el río Diamante y río Atuel. Además de la delimitación geográfica signada principalmente por la distancia entre los distintos espacios irrigados, es posible identificar distintas unidades menores o micro regiones que agrupan propiedades productivas con características similares.


Contenido

Esta página contiene común a todas las especies indicadas, información predeterminada la cual comprende la delimitación de los oasis, departamentos, rutas nacionales y provinciales. En particular para cada cadena se especifican variables que caracterizan a las micro-regiones y a cada parcela, agrupadas en producción primaria (superficie implantada, edad, índice tecnológico, destino principal de la producción, etc.), transformación (galpones de empaque, industrias y secaderos según capacidad de procesamiento, oferta de conservación en frío, etc.) e información complementaria (viveros, estaciones meteorológicas, barreras sanitarias, mercados de concentración de frutas, casas expendedoras de agroquímicos y acopio de envases vacíos).


Caracterización sectorial

La caracterización sectorial frutícola, analizada desde una óptica territorial da lugar a la elaboración de regiones geográficas o productivas que reflejan minuciosamente los aspectos más relevantes de cada especie y cadena productiva.


El papel de lo territorial es fundamental, en la medida en que este genera identidad (Arocena, 2001) y es donde se manifiestan relaciones sistémicas en la que participan los distintos actores sociales. Esta constitución de actores tanto económicos como sociales, en relación a la naturaleza es el resultado del desarrollo local.


Dicho de otra manera, si el "desarrollo local es local", esto no se debe a la localización del desarrollo en un lugar determinado. Si así fuera, toda forma de desarrollo sería local puesto que toda acción se lleva a cabo en un lugar determinado. Las acciones de desarrollo pueden ser caracterizadas como desarrollo local cuando generan o refuerzan dinámicas sistémicas a escala local. (klein, 2006).


El siguiente trabajo puede ser tomado como un aporte que apunte a este tipo de desarrollo, y el abordaje ha sido siempre desde la parte económica o de la productividad y en este caso particular, desde el sector de la fruticultura. Por lo tanto la caracterización sectorial revela los principales aspectos de la producción frutícola de la provincia, manifestada a través de las distintas variables y la interacción de los diversos actores sociales, que dan lugar a los encadenamientos productivos que generan la identidad de cada especie.


La región es la síntesis de las relaciones espaciales, una región es una unidad única y dentro de ella encontramos aspectos que la distinguen del resto. Las regiones se delimitan de acuerdo a distintas temáticas estudiadas, pero sin excepción todas cumplen con principios básicos que son el de la cohesión interna, diferenciación respecto a las demás unidades y la exhaustividad en el análisis. La producción de la fruta analizada se divide de acuerdo a las distintas especies: nogal, damasco, ciruela para industria, durazno para industria, pera y cereza. Teniendo en cuenta las características y localización de cada uno de estos productos se realizaró la regionalización sobre los oasis productivos: Norte, Este, Sur y Valle de Uco.


En primer lugar, es la distancia geográfica que separa los oasis uno de los aspectos a tener en cuenta, pero en un análisis más exhaustivo se fueron determinando micro regiones dentro de cada oasis, ya que consideramos el uso de servicios, integración vertical y horizontal de los productores, insumos, comercialización , etc. lo que genera la necesidad de la cercanía geográfica. En segundo lugar, el destino del producto, identifica también a la propiedad en cuanto a las prácticas realizadas y la rentabilidad del producto, por lo que se consideró como una variable decisiva. También la integración de las distintas etapas, primaria y de transformación, fueron consideradas para caracterizar regiones, ya que identifica diferentes necesidades de dicha comunidad.


Otros factores a considerar fueron la antigüedad de la zona como productora de dicha especie, el volumen productivo que genera, la implementación de tecnología, variedades, aptitud de adaptación al clima, etc. Estas micro-regiones, si bien tienen un carácter único, no son inamovibles, ni invariables, ya que distintas circunstancias, económicas, sociales, naturales o políticas, pueden influir en cambios, tanto espaciales como culturales y hacer repensar las regiones existentes La elección de las variables para determinar la cantidad de regiones o unidades que caracterizan a cada uno de los cultivos, no son una elección al azar, sino que van inmersas en la personalidad de cada fruto. La regionalización realizada, cabe destacar que, posee la limitante de un análisis en profundidad de las caracteristicas sociales y naturales de la región, lo que queda expresado en su caracter puramente sectorial.


Las microrregiones obtenidas sin distinción alguna están signadas por un límite preciso aunque no inamovible, puesto que la fruticultura es una actividad que se practica en un sitio determinado aunque por distintas circunstancias existe la posibilidad de cambios tecnológicos o económicos e incluso políticos que pueden influir en movilidades espaciales de los cultivos o variabilidades para bien o para mal dentro de cada uno de estos. La incorporación de las actividades secundarias y terciarias, permite hablar del concepto de fronteras. Los límites que antes dieron lugar a la determinación de las regiones productivas, ahora comienzan a desdibujarse ya que la transformación del producto y la asistencia técnica y de insumos no son actividades estáticas, a lo largo y ancho de la geografía mendocina e incluso de otras provincias del país, se generan una serie de flujos de distinta intensidad y de acuerdo a la potencialidad de cada región darán lugar a las dimensiones de sus fronteras.


Las microrregiones con sus fronteras generan un encadenamiento de eslabones en los que cada actor tiene su lugar y su importancia. Se suele decir que la cadena agroalimentaria “es entendida como la integración de los distintos eslabones desde la producción primaria, hasta el producto final (del campo al plato)” o “conjunto de actividades estrechamente interrelacionadas, verticalmente vinculadas por su pertenencia a un producto (o productos similares) y cuya finalidad es satisfacer al consumidor”.


Sin embargo esta definición no aclara como es esa integración o interrelación entre los distintos actores, ya que por lo general sólo se manifiesta una dependencia de los unos respecto a los otros; tampoco establece que o quienes forman parte de los eslabones de la cadena. En otras ocasiones se habla de “distintos procesos interrelacionados que intervienen en la incorporación de valor a las materias primas para la obtención de bienes y servicios que llegan al consumidor final”. En este caso no se menciona quien aplica ese valor, quien gana y quien pierde con dicha incorporación.


Bien es sabido que en muchas ocasiones el Estado se hace cargo de inversión en infraestructura y equipamiento para otorgar valor a los productos y esto incrementa las ganancias y el ingreso de divisas, pero estas no vuelven al Estado, sino a empresarios que se encuentran en el centro de la cadena. Es entonces, que por no haber encontrado una definición que sea coherente con la realidad del sector agroindustrial de la Provincia, que a modo de aspiración motivadora se intentó descifrar el funcionamiento de las cadenas agroindustriales que vinculan los distintos actores, sin descartar como son esos vínculos, quienes son los distintos actores y de que modo participan en la cadena, quienes se ven beneficiados y perjudicados, etc.


Y de esta manera se penso el encadenamiento como un sistema en el que los distintos participantes de cada sector y por cada especie estan estrechamente vinculados y foman parte de un todo que se denomina cadena productiva.


Algunas de las siguientes variables que se tuvieron en cuenta para elaborar las micro-regiones estan representadas en la cartografía digital, otras por limitaciones en cuanto a la represntación o no son determinantes en cuanto a delimitación regional, no estarán entre los layers o capas de información disponibles


1. Superficie total implantada: De los censos realizados por el IDR se obtubo la información sobre la superficie implantada con frutal por parcela, como el análisis se realiza por cada una de las especies, es posible advertir que una parcela se puede repetir según sea la diversidad cultivada en la finca. La clasificación se estableció intentando dar uniformidad a las 6 especies analizadas e intentar simplificar el análisis, aunque con algunas adaptaciones de acuerdo a sus caracteristicas, en general los rangos para establecer las clases fueron los siguientes: menos de 1 ha, de entre 1ha y 5 ha, de 6 has a 10 ha, de 10 a 20 ha, de 20 a 30 ha y más de 30 ha.


2. Número y distribución de las explotaciones: La concentración, dispersión, presencia o ausencia de explotaciones fue un elemento estudiado para aproximarnos a la delimitación de las micro-regiones.


3. Superficie promedio y mediana por finca: Para lograr justificar los límites regionales determinados se realizaron verificaciones con diversos agrupamientos teniendo presente el promedio y la mediana, puesto que en muchas ocaciones este indicador fue el que más reprenstaba la realidad de la zona estudiada.


4. Prioridad de uso: Especialización de la finca con la especie indicada. Esta variable se identificó según la superficie que se destina en la finca al cultivo de dicha especie. Se denominó “Monocultivo”, cuando la especie ocupa el total de la superficie implantada en la finca, “Principal”, cuando más del 50% de la superficie implantada, corresponde a dicha especie, y “Secundario” cuando el 50% o menos esta implantado con la especie en cuestión.


5. Porcentaje de superficie inculta: La superficie inculta es un dato orientativo pero no definitivo de la rentabilidad de la finca, ya que poseer superficie apta para cultivo con disponibilidad de agua desocupada indica falta de financiación mientras que la misma superficie sin disponibilidad de agua ni apta para el cultivo por corresponder a zonas de pendientes excesivas o causes de río.


7. Edad de las implantaciones: Esta variable se determinó con dos objetivos, uno es conocer la superficie implantada en los distintos estados productivos, es decir, joven o de baja producción, maduro o e plena producción y en producción decreciente, y la segunda es conocer la dinámica de implantación de la especie a lo largo del tiempo, considerando que los rangos varian de acuerdo a la especie: Jóven (0 a 5 durazno y pera, 0 a 10 cereza, nogal, damasco y ciruela) años según la precocidad de la especie considerada, hasta 25 (durazno), 30 (cereza, pera y damasco) o 40 (nogal y ciruela de industria) años como plena producción, y mayor a esa edad como producción decreciente


8. Índice tecnológico: Para llegar a un valor de este índice, se otorgó el valor de 1 punto, a cada práctica agronómica aplicada en la finca que le confiere un avance en cuanto a la tecnificación y mejora en cuanto a volumen y calidad del producto. Las variables consideradas en general, con particularidades para cada especie, son las siguientes: Implantación de variedades nuevas, densidad de plantación, sistema de conducción adoptado, prácticas culturales de poda de invierno y verano, fertilización y raleo, lucha activa contra heladas y tela antigranizo, sistema de riego, implementación de normas de calidad y asesoramiento técnico profesional. Sin embargo según la zona, especie y destino se consideraron o no algunas variables. Una vez asignados los puntos, se realizó la suma de los mismos y se identificaron 4 rangos, desde A hasta D, siendo A el menos tecnificado y D el más tecnificado, según los puntos acumulados. En casos particulares se analizó algunas de las variables tecnológicas por separado, ya que eran de mayor relevancia.


9. Destino de la producción: Este item difiere según la especie. En el caso de pera y cereza, se identificó los destinos de fresco e industria y de exportación y mercado interno, al igual que en el caso de fresco se identificó si la finca procesaba su propia producción o lo hacia en galpones de terceros. En el caso de la fruta de industria se identifico si la misma se comercializa en fresco o industrializada, con que métodos, etc.


10. Volumen productivo: Para este item se utilizó los datos declarados en las encuestas y extrapoló al total y los de pronóstico de cosecha.


11. Erradicación e implantación de los montes: A los fines de conocer las proyecciones de las distintas especies se analizó una evolución tentativa de las posibles erradicaciones e implantaciones complementando la variable de edades de los montes, ya que este es un indicador palpable de la situación de cada frutal.


12. Variedades: Las variedades son indicador a veces de modernización de las fincas, otras de limitantes climáticos de una región o de contar con la posibilidad ampliar la temporada de cosecha, dependiendo de la especie en cuestión.


13. Proveedores: Entre los proveedores a la producción primaria, se advierten: Expendedoras de productos químicos que a la vez son acopiadoras de envases, viveros dedicados a cada especie y en su representación se los dividio por tamaño de acuedo a la cantidad de plantas que producen, frigoríficos que alquilan el espacio para la conservación del producto, obreros para la cosecha, poda, raleo, etc.


14. Industrias: Conserveras, secaderos y empacadoras que procesan cada una de las especies para su posterior comercialización.


15. Otras variables: Barreras sanitarias, heladas, granizo, estaciones meteorológicas, entre otras son variables anexas que se tuvieron presente para la complementación en la delimitación de las micro-regiones


Producción primaria:

  • 1. Censo provincial de productores de durazno para industria 2004. (1.551 registros) IDR
  • 2. Censo provincial de productores de cereza, ciruela para industria y damasco 2005. (5.667 registros). IDR.
  • 3. Censo provincial de pera y nogal 2006. (530 registros). IDR.
  • 4. Censo provincial de productores de durazno para industria 2008. (1328 registros). IDR.
  • 5. Relevamiento Productivo de cereza 2008. IDR.

Trasformación:

  • 1. Censo provincial de Galpones de Empaque Frutícolas y Frigoríficos de Mendoza 2008. CFI - IDR.
  • 2. Censo Provincial de Secaderos de Fruta de Mendoza 2009. CFI – IDR.
  • 3. Listado de industrias procesadoras de fruta de la provincia de Mendoza indicando especie procesada. Dirección de Fiscalización, Control y Defensa al Consumidor de Mendoza.

Comercialización:

  • 1. Listado y ubicación de los mercados de concentración de frutas y hortalizas de Mendoza. IDR.
  • 2. Registros de traslado de fruta fresca proveniente de la provincia de Mendoza y destino de la misma según barrera sanitaria. Programa Barrearas Sanitarias de Iscamen.
  • 3. Registro de exportaciones de las distintas especies analizadas por producto final obtenido según país destino y temporada. IDR en base a Exinet.

Proveedores, otros:

Listado y ubicación de casas expendedoras de agroquímicos y deposito de envases vacíos (Programa Agrolimpio) de Mendoza. Programa Agroquímicos de Iscamen.

  • 1. Número de plantas producidas en vivero por especie y variedad en la provincia de Mendoza las temporadas 2005/06, 2006/07 y 2007/08. Programa semillas y viveros de Iscamen.
  • 2. Listado y ubicación de Viveros frutales inscriptos en la provincia de Mendoza según especies producidas. Programa semillas y viveros de Iscamen.
  • 3. Información climática corresponderte a la red de estación meteorológicas de la provincia de Mendoza. Dirección de Agricultura y Prevención de Contingencias Climáticas.